23 de septiembre de 2007

Friki y Antifriki

El Friki es un ente fetichista y, como tal, venera los objetos que colecciona y los trata con un mimo que rara vez entienden las personas ajenas a sus aficiones (las del Friki). Dentro de ese grupo que no comparte esta clase de fetichismo hay un personaje que provoca en el Friki, cuanto menos, una ligera inquietud que, en las circunstancias adecuadas, puede derivar en odio furibundo y violencia física (o al menos el deseo de practicar la misma). Un personaje al que, a falta de un término más ingenioso, llamaremos el Antifriki.

El Antifriki no es esa persona que no comparte las aficiones del Friki pero las contempla con el mismo respeto que el Friki sentirá por el aficionado (civilizado) al fútbol o a la ópera. El Antifriki no siente respeto. Rebosa suficiencia, cuando no franco desprecio. El Friki, a menudo cultivado e inteligente, reprimirá sus deseos oscuros hacia el Antifriki por educación, que es más de lo que el Antifiki hará por el Friki.

El santuario del Friki es un lugar al que pocos elegidos logran acceder. Allí reposan las preciadas colecciones del Friki, perfectamente organizadas en estantes, como trofeos de caza. Si un Antifriki entra en este sancta-sanctorum no tardará en posar su turbia mirada en la colección de tebeos: varios estantes con la madera combada por el peso, rebosantes de cómics. El ceño del Antifriki se fruncirá como una pasa y dedicará una mirada de desprecio a su anfitrión. No hacen falta palabras, su expresión lo dirá todo: “¿De verdad inviertes tu dinero y tu tiempo en todos estos tebeos? ¿Qué tienes, cinco años?”. Y entonces dejará de morderse la lengua y soltará lo de “¿Y tienes cada tebeo metido en una bolsa?”.

“Mira, chaval: no se llaman bolsas. Se llaman fundas. Fundas, ¿vale? Y protegen mis cómics del polvo y de tus manazas grasientas. Y… Y… ¡Maldita sea, me has obligado a decirlo! ¡Y conservan su aroma!” Bueno, seguro que el Friki no le suelta lo de las manazas grasientas. Ni lo del aroma, claro. Si le dice lo del aroma, el Antifriki va a estar descojonándose una semana.

El Antifriki lanzará sus zarpas sobre esos cómics e, invariablemente, cogerá la más preciada joya de la colección. Sacará el cómic de la funda (“¡funda!, ¿lo oyes?, ¡FUNDA!”) y lo abrirá como una maruja abre el Pronto o el Hola en la peluquería. Existen estudios que demuestran que el sonido de la cola del lomo de un cómic al despegarse ha provocado más ataques de ansiedad que estar agazapado en una trinchera en medio de una lluvia de obuses. He visto Frikis desmayarse ante la petición de un Antifriki de que le preste un cómic.

¿Y las figuras de resina? El Friki tiene su Hellboy de dos palmos iluminado por ese foco rojo que compró a propósito. El Antifriki se acerca, ¡y le acaricia los cuernos! El Friki reza a Cthulhu para que Hellboy cobre vida y haga uso de su descomunal puño. Pero el rojo no mueve un dedo, y el Antifriki se aleja hacia los muñecos articulados y (con la misma expresión de suficiencia que esgrimió al ver los cómics envueltos en FUNDAS) se pone a moverles los brazitos y a poner vocecitas. El Friki se agarra a la pared para no desplomarse.

Vale, visto lo visto, este Antifriki no volverá a pisar el santuario. Jamás debió hacerlo, pero al menos el Friki ha aprendido la lección. Pero, ¿qué ocurre esa noche en que el Friki saca sus juegos de mesa? Está demostrado que los Antifrikis sienten verdadera fascinación por la fuerza de la gravedad. Es más: adoran demostrar su existencia con los componentes de los juegos de mesa. Siempre (¡siempre!) se las apañan para mandar al suelo alguna figurita de plástico/fichita de cartón/cubito de madera/dado. Y luego está lo de la comida. La cantidad de grasa que contienen los aperitivos que consume un Antifriki (con sus manazas, claro) en una velada de juegos es directamente proporcional al cariño que el Friki le tenga a los componentes de su juego de mesa. Para cuando acabe la partida, el Antifriki se habrá encargado de engrasar todas las figuritas. Ahora que están bien aceitosas, al Friki se le ocurre una siniestra combinación entre esas piezas y ciertas partes de la anatomía de su Némesis. ¿Y si el juego es-de/tiene cartas? “Vamos a ver: ¿Qué necesidad tienes de estrujarlas de esa manera? ¡No pueden defenderse, maldito cobarde! ¿Te digo lo que puedes estrujarte?”

Estamos, en definitiva, ante dos entes irreconciliables. Dos energías opuestas que no deberían aproximarse mutuamente. Cuando el Friki y el Antifriki se reúnen en una habitación se masca la tragedia . El Antifriki mostrará su sonrisa torcida y despectiva. El Friki reprimirá su hostilidad, no siempre con éxito y luego, en su santuario, olerá sus cómics mientras piensa en la miel y el asno.

7 comentarios:

Ismael dijo...

¡Jajaja! Yo no tengo figurillas de resina ni carteles de héroes de la historieta pero sí que guardo plumas de aves (avutarda y cuco hembra marrón son lo mejor de mi colección), piedras comunes y maderas de formas extrañas adelgazadas por la erosión marina. ¡Todo adquirido mediante recolección en llanos castellanos, playas y bosques gallegos!
Soy peor que friki, soy un raro.

El Vengador Tóxico dijo...

Entonces seguro que comprendes muy bien las emociones de los frikis ante sus colecciones.

Aunque... ¿¿¿piedras???

Ismael dijo...

Tengo un pedrusco con forma de falo que recogí en Perbes, hogar del Manuel Fraga. Y otras por su rugosidad o redondez.

forfy dijo...

Esta todo aquí, en el Comic Book Guide of Pop Culture

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Simpsons_Library_of_Wisdom#Comic_Book_Guy.27s_Book_of_Pop_Culture

P.d: Todos somos frikis de algo. He entrado en casas de impresentables con bufanditas del Madrid y posters del Madrid y blablabla, que luego se reían de mí porque no tenía muñequitos. ¿No son frikis del -jodido- futbol, ellos?

El Vengador Tóxico dijo...

¿El Libro de la Fe de Ned Flanders? Eso es algo que TENGO que buscar. Se agradece el enlace, Mr. Forfy.

decanox dijo...

Creo que eso de los frikis se ha ido de madre, ahora están de moda y como están de moda, es decir, son cool pues te ves a todos los gafaspasta intentando ser frikis...
Pero yo creo que ninguno de nosotros es friki. Friki es una persona como Leonardo Dantés, Toni Genil o Tamara (Yurena, Ámbar, etc.) y su madre que son los seres más parecidos a "Freaks", la película.
Imagínaos cómo será la vida diaria de uno de estos personajes... Por ejemplo, ¿qué hace Tamara los domingos por la tarde ahora que nadie habla de ella? ¿Jugar al rol? eso no es friki... Me imagino que irá tirando como pueda, intentando cobrar una pensión de minusvalía por depresión, tumbada (ese domingo por la tarde al que me refiero) en una cama con colcha imitando la piel de un leopardo, viendo España Directo mientras disfruta de un helado de marca blanca y sin salir de casa en una habitación oscura esperando a su madre... Y al día siguiente lo mismo... A lo mejor le llega una oferta de una discográfica de gasolinera para grabar un disco.
¡Eso es friki!
¡Otra cosa es que nos llamen frikis los que no lo son! Pero no es lo mismo. El friki, para ser friki, tiene que ser natural (como Tamara) en cualquier caso y no una fachada buscada y el problema es que como es cool... No me siento friki pero tal vez todos tengamos algo dentro de los verdaderos frikis...
En fin, felicidades Nigurath, ya ni te acordarás de mí, soy decanox, antiguo y breve miembro de polvoeres.

El Vengador Tóxico dijo...

Me alegra reencontrarte, Decanox. Gracias por tus comentarios.

Ciertamente, esos personajes que mencionas son auténticos freaks, nada que ver con los frikis "posturitas" que andan reuniéndose en las tiendas de moda vociferando sobre tebeos y juegos para que todo el mundo se entere de lo expertos que son en tal o cual frikada.

El artículo hace referencia a este segundo tipo de friki, a los fetichistas de lo friki, entendiendo como "lo friki" todas esas cosas que ya sabemos: tebeos, juegos de rol, muñecos, videojuegos... Lo interesante de los aficionados a todo esto es que a menudo sacrifican su individualidad para convertirse en un arquetipo, un "miembro tipo" de una nueva tribu urbana. Como personaje, resulta tan interesante como el heavy, el punky o el gótico. Es curioso que el que presume de friki se considera a sí mismo una persona original, cuando a menudo es un miembro de la manada que, dicho sea de paso, resulta ser una consecuencia del consumismo de nuestros días.

A este tipo de friki y a su archienemigo va dedicada esta entrada que, dicho sea de paso, no pretende ofender, sino más bien reflejar algunos aspectos graciosos del frikismo con los que, pese a mi beligerancia, yo mismo me siento muy identificado.