11 de septiembre de 2007

Cynthia Plaster Caster

En febrero de 1968 hizo una reproducción del enorme pene de Jimi Hendrix usando el original para fabricar el molde. Olvidó lubricar la pasta y, en el proceso, le arrancó todo el vello púbico al guitarrista. Se llama Cynthia Plaster Caster y no colecciona sellos, ni cromos, ni caracolas de mar. Colecciona penes. Y siempre los consigue de este modo: embadurna el falo de su modelo con la pasta, del mismo modo que el dentista pone esa especie de chicle gigante en nuestra boca para sacar el molde de la dentadura. Cuando se endurece la pasta, nuestra coleccionista retira el molde y lo rellena con arcilla, que toma la forma “deseada”.

Nuestra chica descubrió su talento cuando, en la escuela, su profesor de arte le encargó la tarea de moldear algo duro durante el fin de semana. Cynthia, por aquel entonces, era una joven groupie, tímida, virgen y fascinada con la revolución del rock de los 60’s. Cuando logró colarse en el camerino de Paul Revere & The Raiders les soltó: “¿Sabéis que mi profesor me ha encargado que haga un molde? ¿Vosotros no sabréis dónde puedo encontrar objetos sólidos?”. Cynthia perdió su virginidad esa misma noche. Fue entonces cuando decidió dedicarse a moldear penes.

Uno de los problemas con los que se encuentra Cynthia es mantener la erección mientras hace el molde. La pasta fría tiene un efecto muy poco estimulante, como cualquier varón que lea esto podrá imaginar. Al impregnar el pene con esa pasta helada la erección tiende a venirse abajo y el moldeado fracasa miserablemente. No me pregunten cómo hace Cynthia para mantener firmes los penes pese a estas complicaciones. Lo ignoro.

Cynthia es muy selectiva con sus modelos. No le gusta inmortalizar a cualquiera. Sus favoritos son los músicos, aunque con el tiempo se ha vuelto más flexible, y ahora le propone posar a todo tipo de artistas. Lo curioso es que detesta que sean los propios artistas quienes le pidan ser moldeados. Ella es quién elige, no lo olvidéis si alguna vez os encontráis con ella.

Enlazo su web personal y dejo una pregunta en el aire: ¿Adivináis a quién está dedicada la canción de KissPlaster Caster”?


Premio.


¿Te gustó esté artículo? Entra AQUÍ y... ¡menéalo!

4 opiniones (¡añade la tuya!):

Anónimo dijo...

Me quedo muerta con las aficiones la peña... pero me sorprende aun mas que la gente quiera un molde de sus partes.
Gema

El Vengador Tóxico dijo...

Pues esto casi me parece convencional al lado de (esto lo escuché en el programa de Carlos Herrera) la gente que colecciona uñas cortadas o costras de heridas.

Anónimo dijo...

Aggggggggg y luego nos llaman frikis...snif. Pues hablando de cosas ultra asquerosas: Vi un reportaje de un pirado nórdico que enceraba su coche con lo que le salía de sus purulentas orejas, cosechado meticulosamente en tarritos de conservas de cristal. Como veis, tenía inculcada la cultura del reciclaje...Puag.
Pili

El Vengador Tóxico dijo...

Me pregunto cómo olerían al arder unos cirios hechos con esa misma cera...