2 de diciembre de 2007

[·REC]

A estas alturas ya habréis visto todos esas famosas escenas de espectadores dando gritos de terror mientras asisten a la proyección de REC]. Los que no hayáis visto la película y seáis tan malpensados como yo quizá aún alberguéis alguna sospecha sobre la veracidad de esas escenas. Pues bien: si de algo sirve mi palabra, creedme cuando os digo que no hay trampa ni cartón. Yo he vivido la experiencia de ver [·REC] en una sala abarrotada de espectadores aterrorizados, y estoy seguro de que alguno salió afónico. Personalmente sufrí tal tensión que poco faltó para que la copiosa cena disfrutada un rato antes se convirtiese en una tragedia humeante sobre la moqueta de la sala. Afirmo sin vergüenza que en mi edad adulta jamás he experimentado tanto terror viendo una película como el que pasé anoche con [·REC].

La obra de Paco Plaza y Jaume Balagueró tiene un argumento casi inexistente. La película está presuntamente filmada por un reportero de televisión que, con la cámara al hombro, es testigo de los espeluznantes sucesos ocurridos en el interior de un viejo edificio de vecinos del que es imposible salir. Poco más se puede (y se debe) decir sobre la historia. Y es que lo verdaderamente interesante de [·REC] no es tanto el fondo como la forma. El estilo visual tiene grandes virtudes. Por un lado, la inquietud de la cámara subjetiva imprime un nerviosismo absolutamente contagioso a los planos. La cámara reacciona con rutina ante las situaciones calmas, con inquietud ante los momentos tensos y con auténtico frenesí en los momentos más terroríficos. Imposible no verse afectado.

Por otro lado, el planteamiento documental aporta sensación de verismo, y facilita enormemente la suspensión de la incredulidad. Es espantosamente fácil “creerse” la película. Sufrimos la experiencia de estar contemplando un testimonio real, por no hablar del horror que provoca la sensación de estar literalmente metidos en ese edificio oscuro y amenazador, pues el modo en que la cámara capta los planos sería el mismo en que nuestros propios ojos lo harían si estuviésemos allí. Esta deliberada búsqueda del realismo se acentúa con la total ausencia de música ambiental y con el trabajo en los diálogos, casi siempre llenos de una escalofriante naturalidad.

[·REC] es terror de alto octanaje. Un film visceral y salvaje, repleto de violencia, muerte, oscuridad y locura. Donde El Orfanato pulsaba las cuerdas del subconsciente y nos asustaba mostrando presencias etéreas, [·REC] nos aterra de forma directa amenazando la integridad física de los protagonistas con tal realismo que casi sentimos peligrar nuestra propia integridad. Tal vez, la mejor película de zombis rodada jamás.


10 comentarios:

Peete dijo...

Totalmente de acuerdo
Buena pelicula de terror
Saludos





----------------
www.terrorynadamas.com

Mordorian dijo...

Efectivamente, coincido con el vengador, la verdad la sala gritaba aterrorizada, y pese a todos los comentarios que ser realizaban entre unos y otros, no molestó en absoluto el visionado, puel tal era la tensión que nos pegaba a la pantalla, que no reparábamos en tales típicas molestias, para finalizar un dato curioso, y es qeu la película se me hizo mucho mas larga de lo que el reloj marcaba acabada una vez acabada , y no por aburrimiento si no todo lo conntrario, debido a la tensión y la angustia.. vamos qeu es la primera vez que me pasaba...

Un Peliculón.

El Vengador Tóxico dijo...

Doy fe de la angustia que pasó Mordorian. Estaba encantador gimoteando a mi lado como una niñita asustada. XDDD

Evil Preacher dijo...

Encantado de verle de nuevo en las ondas, Vengador.

Anónimo dijo...

¡Hola, Vengador!
Desde luego que es una pasada de peli de zombis... ¡cómo me suben y me bajan las escaleras estos muertos vivientes! Qué maravilla...

¡Un abrazo!

z0mbi

Pili dijo...

Terroríficos saludos!!!
No podría haber expresado mejor lo que sentí viendo la peli, que tal y como Vengador lo ha hecho.
Es fascinante que a estas alturas, unos avezados Zombi-fans como nosotros hayamos sido capaces de tener todas esas sensaciones con la peli de marras.
Yo, tenía un buen presentimiento y hace meses que quería verla. No me han fallado.
Aún me duele la garganta, pq creo que fui una de las que más gritó en la sala. Bueno, mi amiga Laura me superó en un momento y sólo cuando la oí a ella gritar, me di cuenta que yo también lo estaba haciendo. IMPACTANTE!!!
Hay que hacer un vivo de zombies!!!!
Jajajaja
A ver si sale pronto el DVD con el cómo se hizo, que hay ganas.
Hasta otra.
La aterrorizada Pili.

El Vengador Tóxico dijo...

Ya sabes que a ese vivo me apunto sin pensarlo. ¿Buscamos un edificio viejo?

Anónimo dijo...

Ok, hecho!!!
seguro q por tu zona hay algún caserón o fábrica abandonada (mejor ocupar una noche q pagar un alkiler).
jejeje

NtmeC dijo...

En primer lugar, muchas gracias por pasarte por nuestro blog.

En cuanto a REC, tengo miedo de ir a verla. Sí, soy un puto cagón. Si la visiono, será de día y en un sitio que conozca, nada de oscuras y amenazadoras salas de cine, y abrazado a mi novia cual baronesa Tyssen aferrada a un árbol madrileño. Qué canguelo.

El Vengador Tóxico dijo...

Ntmec: Tras leer tu estupendo artículo sobre thrash metal ochentero en ENETEMEC llevo varios días desempolvando viejos discos y disfrutando un montón, así que soy yo quién te está agradecido.

Sobre REC, yo recomiendo con entusiasmo la experiencia de verla en las condiciones apropiadas para pasar miedo. Piensa que es un disco de King Diamond y déjate llevar. Verás como no te arrepientes.