10 de septiembre de 2008

Qué NO leer

Mayo de 2008. Me llega una buena noticia. Suscribiéndome a la revista Qué Leer por un añito (33 euros, 11 números), Hachette Suscripciones tiene a bien obsequiarme con el juego de tablero Los Pilares de la Tierra. Hago mis cuentas tóxicas y doy brincos de alegría alrededor de mi fregona. La suscripción, con sus 11 revistas, me sale más barata que comprar el juego “suelto” en mi tienda habitual. ¡No puedo dejar pasar la oportunidad!

Al llamar a Hachette me informan (amablemente) que es un poco precipitado comenzar la suscripción para el próximo mes de junio, de modo que tendré que esperar hasta julio. Me parece algo raro, pues entiendo que no tienen que redactar la revista de junio para mí: ¡basta que metan mi ejemplar en un sobre y me lo remitan! Pero bueno, aceptamos barco.

Pasa un mes. A finales de junio, Hachette me carga el importe de la suscripción en mi cuenta. Allá que van mis 33 euros. Pero sarna con gusto no pica. Pronto llegará mi primera revista y mi juego de mesa. ¡Albricias, qué felicidad!

Mediados de julio. Acá no llega nada. Ni revista, ni juego. Inquietante. Llamo a Hachette. No parecen tener mucho que decir (aunque son amables, no te creas): “su revista está en camino, y su obsequio también. Llegará en el espacio de una semana o diez días”. Vaya, qué lento va esto, ¿no? En fin: paciencia.

Mediados de agosto. En mi buzón sólo hay facturas. Nada de revistas. Nada de juegos. Llamo a Hachette (o Hachazo, que también me vale). Me responden (amablemente) que “su obsequio nos ha sido devuelto por razones desconocidas. Se lo remitimos de nuevo, le llegará en el espacio de un mes o mes y medio. Su revista de julio se la enviamos de inmediato. La recibirá en un espacio de 8 a 10 días”. Comprobamos los datos postales. Todo correcto. Acudo a mi oficina de correos, en la que tengo un Apartado. “Aquí no ha llegado ningún paquete a su nombre, Señor Tóxico”. Pues mira qué bien. ¿He pagado por un montón de aire? Todo apunta a que así es. Y las llamaditas al 902 de Hachette tampoco ayudan a calmarme.

10 de septiembre. Obsérvese que hice mi primera llamada en mayo de este mismo año. Haced cuentas. Ni revista de junio, ni revista de julio, ni revista de agosto (no, espera, que en agosto no se publica la revista), ni revista de septiembre. Y de Los Pilares de la Tierra mejor no hablamos. Ni olerlo, vamos. Exijo que me devuelvan los 33 euros que he pagado a cambio de NADA. No hay problema: me rescinden la suscripción y me devuelven el dinero. “¿Cuándo recibiré mis 33 euros?”, pregunto al (amable) joven que me atiende. “En el espacio de un mes o mes y medio, señor”. Ala, chúpate esa. Un mes o mes y medio para hacer una transferencia bancaria de 33 míseros euros. Y cuidado, qué aún está por verse si se hace efectiva.

Ante ustedes, Hachette Suscripciones, todo un ejemplo de falta de profesionalidad. Pues miren ustedes, los ejemplares que suelo adquirir en los quioscos de la Qué Leer, la Fotogramas y la Emprendedores, se los pueden vender a Carlos Ruiz Zafón. Porque lo que es yo, no les compro a ustedes otra revista en lo que me queda de vida.

2 comentarios:

zombi dijo...

¡Qué hijos de la grandísima siete! ¿Pero saben que se la están jugando con el mismísimo Vengador Tóxico?
Con cosas así yo me pongo como Harrison Ford en el París de Polansky y me entran ganas de matar con mis propias manos, te lo juro. ¿Y no hay por ningún lado un lugar al que acudir con un bate de béisbol?

El Vengador Tóxico dijo...

Es que en estas cosas siempre pasa lo mismo: llamas mil veces y cada vez hablas con un teleoperador distinto que, a fin de cuentas, no es responsable de nada. No hay modo de llegar hasta el verdadero responsable de estas chapuzas y decirle un par de verdades. Al final, lo que nos queda es denunciar su falta de seriedad a quien pueda interesar.