16 de marzo de 2008

Con ánimo de ofender

Cada año me pasa lo mismo. 20 días seguidos mordiéndome la lengua. Pero al final, este servidor pierde los estribos y la educación. Porque el que no muestra respeto no lo merece. Y la panda de anormales profundos que se pasa toda la madrugada tirando petardos por las calles no es digna del respeto de las personas civilizadas que necesitan descansar y que, les gusten o no las fallas, saben comportarse con educación y valorar en lo que vale el derecho al reposo y la tranquilidad de los conciudadanos.

Un año más se me comen los nervios mientras aguardo el final de estas fiestas. Estas fiestas que son la alegría del año para los que las aman, y el infierno para los que no las sabemos disfrutar. Y quede claro que mi repulsa no es hacia la fiesta en si misma (fiesta que, honestamente, me trae al pairo), sino hacia la banda de delincuentes urbanos que toman las calles y se creen con derecho a disfrutar a muerte a costa de amargar al vecino. Para todos esos salvajes que no saben gozar de una fiesta y una tradición sin dar por saco al prójimo va dedicado mi más enérgico corte de mangas. Así os parta un rallo. O un masclet.

5 comentarios:

NtmeC dijo...

Te entiendo perfectamente, más cuando de pequeño tenía verdadero pavor a los petardos, cohetes y demás, y pasaba unas Navidades que no se las deseo a nadie.

La verdad es que nunca he comprendido por que para disfrutar hay quien tiene que dar por culo... no sé si es problema de falta de empatía o de muy poca educación. Lo chungo es que hay peña que ya tiene muchos pelos en sus genitales como para tener que andar a estas alturas dándoles lecciones, pero ni por esas oye. Algunos, cuanto más viejos peor.

Mucho ánimo en la, nunca mejor dicho, traca final de la fiesta, te invitaría a evadirte aquí en Sevilla pero ya sabes que coincide este año Semana Santa y las Fallas, y aquí está también la cosa pelín caótica; pero en otra ocasión del año, ya sabes dónde estamos. Muchas gracias por tu apoyo a nuestro blog, por cierto. Un abrazo.

El Vengador Tóxico dijo...

Cthulhu te bendiga por tu bondad y empatía, NtmeC.

zombi dijo...

Amigo Vengador, cuánto lo siento. Aquí en Madrid (5 millones y pico de zombis potenciales a mi alrededor y más de la mitad "de facto", jejeje) esas cosas se estilan en navidades solamente. A dios gracias, porque no las aguanto. NO LAS SOPORTO. Y que me arrojen petardos a menos de 10 metros pues aún más. En más de una ocasión he estado a punto de amargarme la Nochebuena por estrangular a más de un zumbado delincuente que se cree que está buscando oro en Omaha...
Pero lo de las fallas, lo de las fallas ya tiene que ser EL PUTO INFIERNO EN LA TIERRA. ¿No duermen esos bastardos? Porque muchos dedos no tienen, pero digo yo que párpados sí, ¿verdad?
Un abrazo y que pase pronto.

El Vengador Tóxico dijo...

Gracias por los ánimos, Z0mbie. Ignoraba que en Madrid se estilaba tirar petardos en Navidad. Aquí sólo está permitido durante las fallas, pero se pasa de la prohibición a la permisión como quien pasa del fascismo a la anarquía en un solo paso. Opino que debería estar más regulado "cuando" y "dónde" se puede tirar petardos. Que la gente se divierta con la tradición lo veo bien dentro de unos límites. Pero hay mucho maleducado que revasa los límites. Cómo le dijo Joey a Chandler cuando este se enrolló con la novia de aquel "tú no has cruzado la línea. ¡La línea es un puntito para ti! ¡Estás tan lejos de la línea que ni siquiera puedes verla!".

Mordorian dijo...

Je Je Je. Realmente tiene razón el vengador, pero ojalá sólo fueran los petardos. Las berbenas con bisbal a 10.000 watios de potencia. Las muestras expontáneas de cante jondo de los borrachos, las vallas metálicas. (narices por qeu siempre las están movindo porla noche. las mil y pico calles cortadas. Parece ña noche de halloween en el cuervo. "Fuego a tope!!". como siempre la gente se pasa en cuanto le dan oportunidad... como el Tio masclet...¡¡¡PEIMMM!!!.