4 de agosto de 2007

Las Irritantes Enesdelté

Los aficionados al juego de rol de La Llamada de Cthulhu, y en especial los más veteranos entre ellos, sin duda sabrán quien es Jordi Zamarreño. Para los legos, un breve apunte: este hombre se encargó de traducir buena parte de los manuales y suplementos para este maravilloso juego en la época en que estos eran editados en España por la desaparecida Joc. En algún sitio he leído que el señor Zamarreño aportó un soplo de aire fresco a las traducciones de estos juegos. Sobre esto no puedo decir nada porque jamás he cotejado sus traducciones con los textos originales (cosa que tampoco serviría de mucho ya que no hablo inglés), de modo que no entraré a valorar lo fiel que era al texto original o lo acertadas que eran sus traducciones.

Lo que me sacaba (y me sigue sacando) de mis casillas, son las libertades que Zamarreño se tomaba en sus comentarios, y el insufrible afán de protagonismo de que hacía gala. Bien está que aporte alguna aclaración puntual, pero salpicar el texto con comentarios jocosos en los que casi se trata al lector de analfabeto es algo del todo improcedente. Hace ya algunos años, un viejo amigo (¡hola, Rafa!) que lleva arbitrando a La Llamada desde antes de que yo supiese qué es 1D10, me hacía un comentario parecido sobre Zamarreño. Se quejaba de su petulancia y sus ansias de dejar huella en el texto. Me alegró observar que yo no era el único que opinaba tales cosas de este traductor, y le hice ver a mi amigo que, de todas las traducciones decididamente ofensivas para con el lector, ninguna lo era tanto como la de la fabulosa campaña Las Máscaras de Nyarlathotep. Mi amigo me señaló que no había leído este libro, pues deseaba poder jugarlo algún día (como personaje, no como máster) y no quería arruinarse la diversión. Lo cierto es que al final fui yo quien finalmente organizó la campaña en nuestro club, y si bien hace un tiempo que la tenemos en descanso, pronto la retomaremos. Aprovecho para invitaros a visitar el blog que uso como apoyo a mis partidas de rol, dónde encontraréis algunos apuntes sobre esta campaña.

Pero volviendo al señor Zamarreño y a su fastidiosa versión de Las Máscaras, os dejo con algunas de las joyas con las que se adorna esta traducción. Copio textualmente, dejando en cursiva las notas del traductor. Juzguen ustedes mismos.

***

Las características del inspector y de un puñado de “bobbies” adscritos a la Brigada Móvil se encuentran más adelante (N. del T.: para los incultos de turno, los “bobbies” son los policías británicos, llamados así familiarmente en honor de Sir Robert -Bob- Peel, Ministro del Interior del Reino Unido cuando se creó la Policía Metropolitana).


El salón y el dormitorio están provistos de divanes, almohadas, pebeteros, alfombras, muebles bajos, un narguile (N. del T.: para los que jamás han visto una película de ambiente oriental, una pipa enorme en la que el humo del tabaco pasa a través de un recipiente de agua perfumada y se aspira a través de un tubo largo y flexible) y varias lámparas que cuelgan del techo, en tonos amarillos y azules suaves.


Mientras tanto, los investigadores pueden ver el espectáculo, que consiste en una colección de jóvenes atractivas, escasamente vestidas, que danzan sicalípticamente (N. del T.: No, lo siento. No pienso explicar qué significa esta palabra) alrededor de las mesas esperando que los clientes les introduzcan billetes de 6 chelines entre los tirantes y cinturones de los trajes de baile, lo cual hace la velada más interesante.


En el cajón hay dos viales de arenisca con tapón, un manto de seda doblado, un ankh invertido de color negro que cuelga de una cadena de metal, un pergamino viejo, un solideo (N. del T.: ¡Vale, vale! Un gorro a modo de casquete de tela ligera como el que utilizan los eclesiásticos para cubrirse la coronilla) negro, bordado con ankhs invertidos y dos cetros de metal negro.


Los viales de arenisca son de color marrón rojizo y contienen, el uno una sustancia siruposa (N. del T.: ¡Oh, vamos, con la consistencia de un jarabe!) de color rojo y el otro un polvo negro que lleva mezclados unos extraños cristales que parecen de goma.


7 comentarios:

Z0MBI dijo...

Pues estoy en ascuas con lo de sicalípticamente...
Suena bruuutal.

Evil Preacher dijo...

La verdad es que es la única palabra que necesitaba aclaración, podía haberse ahorrado las otras y esta, que mola y es poco usada, no la hace (si pensaba que la palabra no la entendían sus lectores ¿por qué no tradujo por "obsceno", de idéntico significado?: por petulancia). Aunque incluso para los lectores que la ignoraran se podía adivinar por el contexto su significado, podía haber mencionado su interesante etimología: según parece es una falsa palabra culta, en griego macarrónico, inventada para una publicación pornográfica en los primeros años del siglo pasado: pretende unir la palabra "sycon" (vulva) con "aleiptikós" (lo que frota).

Me he permitido esta exposición para reivindicar una palabra que, sin duda, lo merece.

zimmerator dijo...

Pues a mi me han parecido todas unas aclaraciones de lo más correctas y respetuosas. Total, con un apellido como ese y pretendeís que encima no trate de hacerse notar?

Z0MBI dijo...

Osea que tengo una manita la mar de sicalíptica, JAJAJAJAJJA.
Tremenda aclaración Evil Preacher (no me extraña que seas "evil", jodío, jejejeje)

:D

Anónimo dijo...

Mordorian:

Zamareño es un bocachancla... se nota a la legua que le queda grande la traducción de los textos, propios de un chavalin de primaria.

Admeto dijo...

Me uno al club de los anti-Zamarreño, la pedantería personificada. Y pedantería agresiva para con el lector además, que ha de reunir paciencia en más de una ocasión para no tirar por la ventana alguno de los libros que tradujo.

En 'Las Tierras del Sueño' nos dejó otra de sus "mejores" ocurrencias: "¿Hay alguien lo suficientemente ignorante como para no saber lo que es el maná? Pues lo siento pero no pienso explicarlo". Tiene muchas notas de este tipo entre sus traducciones. Notas largas que no sólo no sirven para aclarar nada sino que están ahí para irritar al lector y para el lucimiento personal de Jordi.

Cuando tradujo La Llamada se contuvo, pero a medida que se hacía "famoso" fue progresivamente desmelenándose.

Saludos y felicitaciones a Nigurath, por cierto. Es la primera vez que escribo en el blog, aunque como sabes lo sigo desde hace tiempo.

El Vengador Tóxico dijo...

Madre mía, no recordaba esa perla en Las Tierras del Sueño.

Me alegra leerte por aquí, Admeto. Bienvenido.