6 de febrero de 2009

Reseña Fotográfica, hoy presentamos: GALAXY TRUCKER

Ya anticipé hace unos días que hablaríamos de Galaxy Trucker. Pues venga, frikis míos, vamos allá. Este juego para 2 a 4 jugadores, distribuido en España por Homolúdicus, es obra de un señor ruso conocido (en su casa) con el nombre de Vladimir Chvátil. Se trata de un juego con una mecánica y un tema de lo más original y cachondo. La idea viene a ser esta (agárrense los machos): los jugadores representan a camioneros espaciales que deben construir sus naves a base de piezas sueltas para después surcar la galaxia, entregar tales naves (o lo que quede de ellas tras el viaje) en su planeta de destino y cobrar unos dinerazos por las piezas de sus naves que hayan quedado intactas. El que tenga más dinero al final de la partida será el ganador del juego. ¿Cómo se os ha quedao el cuerpecillo?

El juego se desarrolla en 3 fases, y en cada una se repite el proceso: primero se construye una nave con las piezas que encontramos en el almacén, luego salimos escopetaos con tales naves enfrentándonos a perlas como piratas espaciales, naves abandonadas, nubes de meteoritos y otras lindezas. Por último entregamos lo que quede de nuestra nave y cobramos pasta gansa. En la primera fase montaremos una nave chiquitaja y haremos un pequeño viaje. En la segunda fase montamos una nave más grande y hacemos un viaje más largo. En la tercera fase… bueno, ya sabéis.

La parte de diseño de la nave viene a ser una especie de Tetris frenético, con un montón de piezas de nave escampadas en medio de la zona de juego y los jugadores, literalmente contrareloj, cogiendo y colocando tales piezas en sus tableros individuales, siguiendo unas normas de colocación engañosamente sencillas. Cuando termina la parte de construcción de las cafeteras espaciales se revisan los diseños y se retiran las piezas que han sido colocadas de forma ilegal. Atentos, aprendices de astronauta: una pieza retirada de vuestra nave puede hacer que nuevas piezas se encuentren en posición ilegal, lo cual eliminará nuevas piezas que a su vez… En fin, pilláis la idea, ¿verdad?

Una vez finalizadas y chequeadas vuestras tristes tostadoras espaciales empieza el viaje, que se resuelve mediante una serie de cartas sacadas al azar. Son eventos, a veces buenos, a menudo malos, que convierten la travesía en una aventura que fácilmente puede acabar con vuestros huesos en el espacio profundo. Que nadie se extrañe al ver cómo su nave se descuajaringa por momentos, esparciendo por el vacío sideral tripulantes, alienígenas, valiosas mercancías, cañones de plasma, propulsores o escudos protectores.

Y tras el trepidante viaje, los más afortunados llegan a puerto y cobran unos créditos. Así tres veces (o incluso cuatro en la versión avanzada). Tras todo esto, se muestra la pastaca que tiene cada uno, y el más rico gana. Bueno, las reglas dicen que todos los que logren terminar el último viaje (el más largo y peligroso) ganan, sólo que el más rico gana un poco más que el resto. Y un cojón de ewok, Vladimir. El segundo jugador nunca es el segundo ganador, es el primer perdedor. Jo jo jo.

Veamos algunas fotos que he hecho. Ya sabéis: clic para agrandar.


El juego viene en una caja hermosota, tamaño Agricola. Pesa mucho.




Y dentro las piezas se apelotonan en unos endebles compartimentos, así que necesitaréis embolsar los componentes para no armar un desbarajuste.


Las reglas: una revista de 14 páginas, a todo color y en papel satinado. Divertidas, comprensibles y escalables. En la primera partida vas leyendo las reglas y jugando parte del juego. A medida que avanza la partida vas leyendo e incorporando nuevas reglas y, para cuando llega la mitad de la partida, ya juegas con todas las reglas. Así se hace muy fácil aprender o enseñar a jugar.


En la parte del viaje espacial es importante saber en qué posición van nuestras naves espaciales respecto a las de los oponentes. Para ello se usa este tablero, que además tiene ilustraciones que nos recuerdan algunas reglas, espacios para el terrorífico reloj de arena y más espacios para las cartas de eventos.


Cada camionero tiene su tablero individual, que va cambiando durante la partida. Hay cuatro tableros distintos, para las naves de clases I, II, III y IIIA. Observad que tienen impresa una cuadrícula. Sobre ella se colocan las piezas de nuestras naves (y sobre tales piezas se ponen chuladas como astronautas o pilas de energía).


Hablando de astronautas, helos acá. Tan diminutos como encantadores. Se le saltan a uno las lágrimas cuando salen despedidos al espacio por el impacto de un misil. Les necesitaréis para tripular vuestro montón de chatarra, para abordar naves abandonadas y para otras peripecias mucho menos divertidas (para ellos).




Y los aliens, que os ayudarán con los propulsores y los cañones de la nave.




Las navecicas, para controlar el orden de juego y la posición en la carrera. Se colocan sobre el tablero central.




Para que nadie dude que esto es un eurogame, unos cubitos de madera. Son las mercancías que podemos transportar para ganar unos créditos extra. Desengañaos, también acabarán flotando en el espacio.


La sombra del tiempo es alargada y vuestra suerte negra. El reloj os presionará para construir vuestra nave a toda pastilla. Los dados indicarán por dónde os vienen alegrías en forma de misiles o meteoritos.


Las piezas que componen vuestra cafetera. Las iréis cogiendo y colocando a toda prisa, asegurándoos de cumplir las reglas de colocación. Cuantas más piezas mejor (más pastaca al final), cuanta más variedad de piezas mejor (mejor propulsión, mejor defensa, mejor ataque, más capacidad para mercancías, más energía, más tripulantes…), cuanto mejor conectadas mejor (más robustez general). ¿A quién queremos engañar? Vuestra nave será un montón de chatarra y punto




¡Dinerooo, dinerooo, en mi cabeza constante estáaaaas!




Pilas de energía. Se colocan sobre las piezas de batería y, por supuesto, se gastan con el uso. Las necesitáis para los escudos protectores, para los motores dobles y para los cañones dobles. Entenderéis mejor su utilidad cuando intentéis escapar de una zona de combate y descubráis que no os queda ni una mísera pila. Que no os de vergüenza: en el espacio nadie oiría vuestros gritos.


Unas piezas de cartón duro muy aburridas de explicar.


Las cartas de evento. Salen al azar y os darán más disgustos que alegrías. Con ellas se representa el viaje a través del espacio. No os imagináis lo lleno que os parecerá el vacío interestelar.




Y unas fotos del aspecto de una partida a tres jugadores. Si conocéis el juego y sois observadores veréis que las naves que he montado se desharían antes de entrar en órbita, pues las piezas están colocadas totalmente al azar. Pero para ilustrar la idea general os debería servir.












Para terminar, os diré que Galaxy Trucker me resulta un juego desenfadado que puede sacarse a la mesa con cierta frecuencia siempre que no se abuse de él. No es nada sesudo y la única parte con alguna exigencia mental es la del diseño de la nave. Los viajes son muy caóticos y azarosos, aunque vuestra habilidad a la hora de diseñar la nave os ayudará mucho a acotar el azar del viaje, así que poned todos vuestros sentidos en ello.

Por otro lado, las reglas son algo duras de roer para ser un juego tan “festivo”, y puede ocurrir que alguien “poco jugón” se sienta atraído hacia el juego por sus espectaculares componentes, y al enfrentarse a las reglas se quede un poco bizco. Afortunadamente, la escalabilidad (¡toma palabro!) de las reglas hace el bocado más digestivo.

Resumiendo, un juego guasón y ligero, para no complicarse la noche y echar unas buenas risas. Excelente opción como juego ocasional.

Lo malo:
- La parte del viaje es muy azarosa
- 4 jugadores como máximo (la expansión cambia esto, pero ese es otro tema)
- El viaje consiste en sacar y amontonar cartas, y por ello resulta poco “visual”. Me hubiese gustado un tablero en el que desplegar esas cartas
- Ver tu nave saltar en pedazos es un horror

Lo bueno:
- La parte del diseño de la nave es una genialidad, puedes escuchar bullir las neuronas de los jugadores
- Los componentes son un espectáculo
- Las reglas son escalables
- Ver las naves de tus compañeros saltar en pedazos es una risa

13 comentarios:

Pili dijo...

Y un bonito tapete marrón de fonto de foto...jorl. La próxima partida prometo no montar tan mal mi nave, esto...chatarra espacial.
P.

Anónimo dijo...

Por cierto, escalabilidad no está en el diccionario de la RAE...pero está bien eso de los neologismos frikis.
Tanto como la invención del "efecto Mercadona". O casi.
P.

NtmeC dijo...

Yo calificaría este juego como "cucada", y lo digo sin pretensión de ofender.

¿Fumas en pipa? Muy jonita la blanca que sale en algunas fotos.

Un placer volver por aquí, por cierto.

El Vengador Tóxico dijo...

Me alegra leerte de nuevo, NtmeC, espero que pronto retomes tu blog. Fumé en pipa hace años, hasta que me cansé de dar la nota. La pipa que ves es de espuma de mar. Fuma fresquísima y es de lo mejor de mi colección, aunque como todas las demás están cogiendo polvo en los estantes. Ahora no fumo nada, pero sigo enganchado a las aceitunas rellenas de jalapeños. Ese vicio no logro quitármelo.

¡Hasta pronto!

Anónimo dijo...

Gracias por la tremenda sesion fotografica.

Alicia dijo...

Estupenda reseña. Les fue muy util a los Reyes Majos para decidirse a traernoslo este año. Hemos echado unas pocas partidas y lo peor es convencer al más joven de los "trucker" (9 años) para recogerlo al terminar porque se dedica a construir la nave más grande y mejor posible sin los tableros. Asi nos va a sus padres a la hora de construir las navecitas... que el enano nos da sopa con ondas (espaciales, claro).
Un saludo

El Vengador Tóxico dijo...

¡Qué ilusión leer comentarios en las viejas reseñas del blog! Me alegra que os haya gustado el juego. Es muy divertido. Yo estoy deseando probar el Dungeon Petz, la última gamberrada del autor. Debe ser la traca.

Jugando dijo...

(Farko)

Lo hemos jugado hoy, y buscando cosillas he encontrado las fotos. El juego es precioso, y yo me he pegado una de las partidas más divertidas de mi vida lúdica. Príncipalmente porque me quedé sólo debido a que todos mis compis perdieron la tripulación. Muy chulas las fotos.

El Vengador Tóxico dijo...

Precisamente yo lo jugué esté sábado después de un montón de tiempo sin tocarlo. Este juego es la monda. XD

Gracias por comentar, Farko.

moda hip hop dijo...

Me gusta..

Anónimo dijo...

Gran juego lo tengo desde hace un año y es de lo mejor que hay en mi estanteria lúdica tremendamente divertido y recomendable. Posiblemente estas navidades caiga el dungeon petz ya que le hace gracia a mi pareja y es con la que normalmente tengo ocasión de jugar.¿Lo has probado Vengador? o ¿alguien que lo haya jugado para darme una opinion del juego? estaria muy agradecido.

Gran reseña vengador como siempre sigue asi.

El Vengador Tóxico dijo...

Gracias por comentar. :)

Al DP pude jugar una partida hace unos meses y me lo pasé estupendamente. Me parece mucho más "euro" que este GT, pero también es muy temático, y te echas unas buenas risas viendo las trastadas que hacen las mascotas. Y cómo cagan las jodías...

Gorras Planas dijo...

Muy Interesante..